SANTO HERMANO PEDRO DE SAN JOSE DE BETANCOURT

SANTO HERMANO PEDRO DE SAN JOSÉ DE SAN JOSÉ DE BETANCOURT MAGNÁNIMO DEVOTO DE JESÚS NAZARENO DE LA MERCED  

 

Iniciamos con el extracto de un bello poema editado con motivo de la beatificación del  Hermano Pedro por el entonces cronista de la Ciudad de Antigua Guatemala:

  

Sus armas fueron, la cruz,
el rosario, el estandarte,
a las tinieblas combate,
y hace que triunfe la luz.
Fue su lucha de virtud (…),
tan fecunda, tan humana,
tan glorioso su pasado,
que los siglos no han callado
el eco de su campana.

 Mario Gilberto González, 1982

PROEMIO

Se pretende con esta pequeña reseña histórica, recapitular los actos Penitenciales y Disciplinantes que practicaba el Santo Hermano Pedro, remedando la pasión y muerte de nuestro Señor Jesús. En ningún momento pretende ser un ensayo historiosociográfico y/o sociocultural  acerca de las motivaciones inherentes que; hacían, a nuestro Santo realizarlas, ni mucho menos un nuevo aporte a lo ya escrito por connotados historiadores, simple y llanamente se quiere hacer llegar las informaciones vertidas por el segundo biógrafo de nuestro Santo, en su libro editado en 1723, de los cuales se encuentran en muy pocas colecciones públicas y privadas; y adentrar al lector en el contexto filosófico-cristiano, que rodeaba en esa época a nuestro santo.  

 Se tomó como fuente primaria la HISTORIA BETHLEHEMITICA “VIDA EXEMPLAR Y ADMIRABLE DEL VENERABLE SIERVO DE DIOS Y PADRE  PEDRO DE SAN JOSEPH  DE BETANCVR Por Fray  Joseph García de la Concepción Año 1723, la cual fue la a segunda biografía del Santo a solo 56 años de su fallecimiento ( 1667).

 Esta consta de aproximadamente 925 paginas divididas en cuatro tomos de los cuales fueron consultados los tomos I y II, siendo reeditada hacia el año 1958 por el Sacerdote Carmelo Sáenz de Santa María s.j. con auspicio de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala.

 

La importancia de consultar esta obra  radica en que explica detalladamente las mortificaciones a los cuales estuvo expuesto el Santo varón,  así como las procesiones de penitencia que hacia en la semana santa, esto debido a que los demás historiadores mas bien reeditan fechas importantes como su nacimiento, llegada a Guatemala, toma de hábitos monástico, etcétera.  

Dividimos esta pequeña investigación en tres partes:

I) Ascetismo y Niñez: Aborda temas respecto de la corriente ascética cristiana y como esta influyo en su infancia.

II) Disciplinas  y Mortificaciones: Nos adentra  en las práticas piadosas de auto-flagelación, el uso cilicios, y otras prácticas que realizaba como resabio por sus pecados.

 III) El Convento de la Merced Hogar del Santo: Hacemos un breve análsis, sobre sus visitas continuas al Convento, y como a pesar de que; este vivia como seglar terciario  en la Ermita de El Calvario siempre iba a rezar y meditar para tomar las decisiones más importantes en este templo.

IV)Actos Penitenciales Durante la Semana Santa: Integramente como cucuruchos mercedarios, quizá este será el eje central de esta sección , puesto que;   hacemos mención integramente de su participacion como Penitente Empalado -llevava su cruz delante de Jesús de la Merced - en las Procesiones los Jueves Santos del Siglo XVII.

 

Quedan pues exhortados, Dr. William Cuyuch Lem. Investigador.

CAPÍTULO I


ASCETISMO Y NIÑEZ DEL SANTO HERMANO PEDRO DE SAN JOSE DE BETANCOURT

Según el historiador Fray García de la Concepción, el Santo Hermano Pedro fue hijo de Amador Gonzalez Betancourt y de Ana García nacido en el año de 1626, en Tenerife Chafna Villaflor. CAPITULO I –Patria, Padres y Nacimiento De El Venerable Pedro De San Joseph-

 Prosigue el fraile, que nuestro Santo fue bautizado el mismo día de su nacimiento en la iglesia parroquial de su aldea:

“ luego fue bautizado en la iglesia de san pedro el 21 de marzo de 1626”, CAPITULO II –Baptismo, Crianza y Empleos De La Primera Edad Del Venerable Siervo De Dios-

 Se tiene como fecha tentativa de nacimiento el 21 de marzo según la historiadora Betlehemítica Soledad Hernández[1].  Debemos hacer mención además que el origen de sus apellido se debe a que sus abuelos paternos eran de origen francés[2 –algo que casi nadie menciona-.

 Es dentro de este Siglo XVII, cuando en Europa se encontraba en sus últimas instancias un movimiento filosófico cristiano llamado “Ascetismo” (corriente iniciada hacia el Siglo XII).  Esta era una corriente filosófica en donde  se rechazaban los placeres y las cosas mundanas, para poder asegurar la vida eterna, considerando que el cuerpo era malo, perverso (poseído por Satán) y debía por consiguiente ser torturado. Afirmando que la mente y el cuerpo eran dos entidades separadas y que una no estaba relacionada con la otra.

 Los iniciadores de esta corriente eran monjes ermitaños imitando la vida plena de Jesucristo, teniendo como principales promotores a los Franciscanos y detractores a los Dominicos. Los ascéticos se mortificaban por medio de cilicios,  se sentaban sobre espinas, flagelaban su cuerpo, caminaban sobra brazas ardientes, cargaban cadenas alrededor de sus piernas, ayunaban y meditaban.

 El Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt remedo esta corriente de una manera muy notable tal y como se puede concluir al leer sus propios escritos editados en el año 2001 bajo la compilación de de Fray Damian Muratori,[3]  franciscano que cuida la Ermita de Nuestra Señora del Carmen en la Zona 1 de la Ciudad de Guatemala.

 

Si bien el ascetismo como corriente verdadera nace dentro de la Grecia Antigua  teniendo como padre a Platón quien siguiendo la propuesta pitagórica y órfica, defiende la ascesis entendida como la liberación del alma de todas las urgencias y pasiones corporales para así elevarse hasta la auténtica realidad o mundo de las ideas, [4] no es el mismo enfoque espiritual al que estaba enmarcado, si no mas bien este lo designaba primeramente como “ejercicios físicos preparatorios del gimnasta anteriores a una competición deportiva.”

 

Pero debido a la fervorosa actividad de San Bernardo de Claraval y Francisco de Asís entre  los Siglos  XII y XIII,  aunado al regreso de los Cruzados de Tierra Santa, se impulso aun mas la devoción por la Pasión de Cristo, especialmente por las Cinco Llagas, haciendo por consiguiente la expansión y adoctrinamiento de esta devoción por la pasión de las Ordenes Mendicantes y la Franciscana, que se dio un auge al  culto de la Sangre de Cristo, no siendo este compartido por los dominicos como habíamos dicho anteriormente.  Esto llevo a crear una polémica doctrinal, sobre la divinidad o no de la sangre de Cristo derramada en la pasión, una vez separada de su cuerpo. Esta polémica termino en 1464  mediante la intervención del Papa Pío II.

 Si este  adoctrinamiento se daba en la mayoría de iglesias cristianas, no era menos esperar que aún en su etapa menguante ( Siglo XVII), las iglesias católicas presididas principalmente por los Franciscanos inculcaran la devoción hacia la pasión de cristo.

Teniendo este marco de referencia histórica, no resulta extraño, la narración realizada por Fray García de la Concepción cuando afirma que el Santo Hermano Pedro desde su niñez traía consigo un fuerte vinculo hacia la pasión de nuestro señor:

Desde pequeño Entfe las ocupacionef  fingulares de nuestro pedro en esta edad primaveral(…) entretienele mucho hacer cruffes sus inocentes manos,  y poniendo sobre sus hombros el madero sacrofanto de la cruz, y estas eran las diversiones de sus años tiernos”

CAPITULO II –Baptismo, Crianza y Empleos De La Primera Edad Del Venerable Siervo De Dios Pedro de San Joseph-

CAPITULO II

DISCIPLINAS Y MORTIFICACIONES DEL SANTO HERMANO PEDRO DE SAN JOSE DE BETANCOURT

 

Hacia el siglo XIII,  llega la peste Negra a Europa  (1262), dando inició al movimiento de los Flagelantes.  Este grupo que inició en Italia – naciendo en Friburgo en el seno del Sacro Imperio Romano Germánico-, luego en España para proseguir a Francia y luego a toda Europa, agrupaba a fieles devotos en Cofradías bajo la advocación de Santa Veracruz  o Preciosísima Sangre de Jesús.

 

Los flagelantes pensaban que recreando la Pasión De Cristo (penitencia) lograrían salvarse de la peste negra, a la cual consideraban un castigo mandado por  Dios. Este movimiento se mantuvo a pesar de las prohibiciones hechas por el Papa Clemente VI por las vejaciones que luego este grupo realizaba cuando pasaba por poblados medievales[5].   A pesar de ello, hacia el siglo XV, esta práctica aun permanecía, pues se inició el misticismo popular que quería imitar a Cristo,  haciendo surgir el culto de Las Siete Palabras, y  el culto a los elementos relacionados con la cruz, como los clavos y la corona de espinas.

 

Como hemos dicho, este pavor por la peste negro hizo que se agruparan en Cofradías inicialmente en Italia, y luego en España. En donde se fundaron  las primeras Cofradías  disciplinantes habitualmente bajo los nombre de Cofradía de la Sangre de Jesucristo o Cofradía de la Vera Cruz, teniendo como misión la flagelación pública.  Estas cofradías recabaron un gran éxito y habitualmente contaban con muchos miembros.

Si para el Siglo XIII se iniciaron y fueron atacadas por el mismo Papa, y aún estas permanecían en pleno Siglo XV, no es extraño por consiguiente que estas practicas se trajeran consigo a las tierras descubiertas de América, y ya el Santo Hermano Pedro acostumbrado a ver estas prácticas disciplinantes en España las trajera consigo como un medio de santificación. 

Pues el Santo Hermano ya instalado en la ciudad de “Santiago de Goatemala” y tras fundar ya el primer hospital de convalecientes de America, al momento de realizar su diseño, pide exprofesamente un cuarto especial llamado de “Armas” para realizar sus penitencias, fuera del tiempo de cuaresma: Según cita Fray García de la Concepción al decir que :

 

en el hofpital de bethlen que fundo de los cuarto que hifo habia uno llamado “ffala de Armas (…) , en ella tenia todof lof iftrumentof con que hafia guerra ofenfiva fu cuerpo(…) tenia pintanda efta eftancia una pintura de chrifto crucificado, y varaf llenaf de effpinaf, ciliciof, crucef y cadenafCAPITULO XXVI     SINGULARES VIGILIAS Y SANGRIENTAS DISCIPLINAS CON TRAS PENITENCIAS DEL VENERABLE HERMANO

 

 Era esta misma pintura de un “Cristo Crucificado”, junto con otras dos pinturas de San Francisco y Santo Domingo, que tenía en la llamada “Sala de Armas”, su inspiración para soportar el dolor como medio para redimir su cuerpo, a tal punto de dejar salpicadas las paredes con su sangre después de flagelarse su espalda con varas de espinas y cadenas de hierro:

 

puef ahí alentado por la pintura  caftigaba fin tener su carne piedad alguna con laf efpinaf de las varaf y con los retorcidof dientef de el hierro de las cadenaf hacia  fu miserable cuerpo(…)  tal carniceria que pudieron teftificar fuf guftof efectof puef el pavimento y pared de fu eftancia eftaban llenof de fangre.”CAPITULO XXVI     SINGULARES VIGILIAS Y SANGRIENTAS DISCIPLINAS CON OTRAS PENITENCIAS DEL VENERABLE HERMANO

 

Pero no solo se mortificaba privadamente en su “Sala de Armas”, sino también creemos lo hacia públicamente ante sus hermanos terciarios y otros sacerdotes pues el biógrafo cita tres iglesias a las cuales iba y realizaba esta penitencia:

en el calvario, efcuela de chrifto y en la capilla de tercerof eran muy frecuentef fuf difciplinafCAPITULO XXVI     SINGULARES VIGILIAS Y SANGRIENTAS DISCIPLINAS CON TRAS PENITENCIAS DEL VENERABLE HERMANO

 

Como hemos dicho en el Siglo XV las Cofradías de la Preciosísima Sangre de Cristo y Vera Cruz  habían realizado ya sus estatutos y condiciones sobre como y cuantas disciplinas debían de darse los penitentes, la cual daba por finalizada la promesa –o mejor dicho daba por terminado la autoflagelación- cuando en el dorso se formaban hematomas y se procedía a liberar la sangre retenida con punciones con vidrios no esmerilados en total de 12 –referencia hacia los doce apóstoles-, para posteriormente ser sustituido por otro disciplinante hasta terminar el recorrido previsto por las calles o el recorrido de la procesión que presidían.

 

 Sin embargo, nuestro Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt rompía, con este esquema,  pues el no importando la formación de los hematomas en su espalda siempre se los proporcionaba, como medio ascético de santificación y expiación de sus pecados;   a tal punto de cargar siempre un libro pequeño en donde escribía  de su puño y letra las piadosas mortificaciones que debía aplicarse, el cual iniciaba así:

 

 “memoriaf de laf devocionef de la pafion de chrifsto a honra de la pafion de mi redentor Jefus Christo (DIOS ME DE ESFUERZO) me he de dar cinco mil i tantos azotef desde hoy dia de pafcua del efpiritu santo 24 de mayo de 1654 hasta el viernef fanto maf he de rezar en efte tiempo cinco mil y tantof rofariofCAPITULO XXVI     SINGULARES VIGILIAS Y SANGRIENTAS DISCIPLINAS CON OTRAS PENITENCIAS DEL VENERABLE HERMANO

 

El primer año se fijo en cumplir más de cinco mil azotes, pero esta cifra que para nosotros nos parece exorbitante fue admirablemente superada según consta en su libro de anotaciones como lo atestigua Fray García de la Concepción:

  “l primero año ocho mil cuatrofientof fefenta y dof azotefCAPITULO XXVI     SINGULARES VIGILIAS Y SANGRIENTAS DISCIPLINAS CON TRAS PENITENCIAS DEL VENERABLE HERMANO

 


CAPÍTULO III

 

EL CONVENTO DE LA MERCED  HOGAR  DEL SANTO HERMANO PEDRO DE SAN JOSÉ DE BETANCOURT

 

 La erección del Convento de Nuestra Señora de las Mercedes se realizó en el Valle de Almolonga en 1536, para luego ser trasladada hacia el Valle de Panchoy (hoy Antigua Guatemala) en 1542. No es sino aproximadamente medio siglo después, que inician la construcción del actual complejo arquitectónico hacia principios del Siglo XVII – 1600 a 1620- que  fue iniciada bajo la dirección del maestro Juan de Chávez[6], aunque arqueológicamente la datación más antigua encontrada es la de 1765 correspondiente a la cruz de piedra atrial. Ya habían pasado ciento diez y seis años de la Orden Mercedaria y el recién construido templo le daba la bienvenida al Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt  cuando llega a “Goatemala” en 1652.

 

Fue este convento y templo mendicante quien acogió las oraciones y meditaciones del Santo Hermano Pedro,  aunque su casa haya sido la Ermita de El Calvario, cuando vistió el hábito terciario franciscano. Para iniciar la fundamentación de su cariño hacia la Iglesia de la Merced, retomamos lo que escribe Fray García de la  Concepción, al narrar en donde escuchaba misa el Santo Hermano:

 

En el convento de nuestra fenora de la merced, que frecuentaba mucho el venerable pedro, le canta todof los fabadof la falve a la reyna de los cielos”   TOMO II VIDA Y OBRA DEL VENERABLE HERMANO PEDRO

Además relata una anécdota que tuvo el Santo Hermano Pedro,  la cual expone que antes de tomar el hábito franciscano dirigíase a san francisco luego de oír misa en la merced:

 

Siempre oia mifa en la merced,”  pero un dia fue a escuchar mifa a san francisco y aprecio una persona de barba blanca y aspecto raro y le dijo que para que iba otra vef a mifa si ya la habia efcuchado y que mejor fuera a su cuarto feñalandole el calvario que ese era su hogar segun el altifimo sacramento”   TOMO II VIDA Y OBRA DEL VENERABLE HERMANO PEDRO

 

El porque recalcamos que asistía a los oficios propios de la eucaristía en la Iglesia de la Merced, se debe a que la Ermita de El Calvario era filial a la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios[7] –actualmente esta iglesia derruida se encuentra al inicio de la alameda de el calvario-, y por consiguiente el Santo Hermano Pedro debía escuchar sus misas y hacer sus rezos en la Iglesia de El Calvario o bien en la Iglesia de los Remedios.  Atravensando entonces de extremo sur a norte  la Ciudad de Santiago de Goatemala, hasta llegar al Convento de la Merced, para sus piadosas devociones, algunas veces incluso hacia este recorrido en la penumbra de la noche y trasnochando en ella, según refiere Fray Garcia de la Concepción:

 

“(..) una noche de laf muchaf que oraba en la iglefia de la merced”  CAPITULO XIX  -APARACIONES DE ALMAS DEL PURGATORIO AL VENERABLE HERMANO PEDRO -

 

Y es precisamente en estas noches –de las muchas-, cuando en la Iglesia de la Merced al  Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt   le sucede una anécdota importante:

 “en el convento de la merced se havia enterrado a una feñora efpañola con quien el hermano pedro tenia parenffefco de compadre y entrando una noche de oracion en ella fe le aparecio vifiblemente y le djio el eftado en que eftaba su alma”  CAPITULO XIX  -APARACIONES DE ALMAS DEL PURGATORIO AL VENERABLE HERMANO PEDRO -

 Por lo cual se concluye que el Santo Hermano Pedro tenia predilección por el convento mercedario, pues allí hacia sus oraciones nocturnas, escuchaba misa para posteriormente iniciar sus disciplinas en su Cuarto de Armas, y especialmente miraba a su “Amado Jesús”, como se refiere Fray García de la Concepción a Jesús Nazareno de la merced.

 

CAPÍTULO IV

 

LOS ACTOS PENITENCIALES DURANTE LA SEMANA SANTA DEL  SANTO HERMANO PEDRO DE SAN JOSÉ DE BETANCOURT

 

 

“EL VÍA CRUCIS DEL HERMANO PEDRO NO ERA TAN SÓLO UN EJERCICIO RUTINARIO, NI SIQUIERA UNA REPOSADA Y GOZOSA CONTEMPLACIÓN; ERA UNA IDENTIFICACIÓN CON JESÚS PACIENTE. QUERÍA, SEGÚN EL IDEAL PAULINO, SENTIR LO MISMO QUE SENTÍA JESÚS EN SU CUERPO Y EN SU ALMA. PADECER EL AGOBIO, LA FATIGA, EL INSOMNIO, LA SED, LOS AZOTES Y HASTA LA SANGRE”   Fray Francisco Vásquez

 

Dentro de las festividades a las cuales concedía mucha importancia el Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt  -La Natividad de Jesús, El Corpus Cristi y la Semana Santa-, era esta última la que más misticismo le causaba, pues afirma su biógrafo:

la maf oportuna diligencia del hermano pedro era la copia fiel de la pafion de nueftro feñor”. XXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 

Si con el Ascetismo reinante y los Concilios invocando que por medio de la remedación hacia la “Pasión de Cristo”, se conseguían la expiación  de los pecados, el Santo Hermano Pedro impregno muy hondo estos acontecimientos puesto que según, Fray García de la Concepción era la Semana Santa cuando su nivel contemplativo aumentaba desde el Martes Santo:

 

Laf femanas fantas aumentaban su efperanfa fu abftinencia de toda efpecie de comida y bebida desfe el martef  fanto a las doce hafta el fabado fanto a la misma hora”  CAPITULO XXV RARAS MORTIFICACIONES DEL VENERABLE SAN JOSEPH

 

 Durante la época cuaresmal acostumbraba nuestro Santo,  a cambiar de posición para realizar sus rezos y oraciones, de una manera muy peculiar, y acrecentarlas llegando hasta el alba del día siguiente:

 “algunof religiofof de la real orden de la merced obfservaron muchaf vecef que el fiervo de diof estaba en la iglesia de su convento que puefto de rodilllaf y los brazof en cruz permanecia en efta forma hafta maf de la media noche y que defpuef  fe postraba poniendo en el fuelo la boca y que queda en efta poficion cuatro horaf maf”  XXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 

Prosigue el relato que al finalizar todas sus oraciones al filo de las cuatro de la mañana, del día siguiente , proseguía con sus tareas:

 “al fin d efte ejercicio se confefaba y comulgaba en la primera mifa y con efta preparación de fe iba ya a emplearfe en sus acoftumbradas tareasf”  XXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 A parte de las Disciplinas que realizaba, durante el año  –llegando incluso a ocho mil azotes -, aumentaba sus mortificaciones tomando hiel, usando cilicios, y cargando la cruz durante la  Semana Santa.

 El Viernes Santo por la mañana tomaba hieles con miel rememorando la escena que narran los evangelios cuando nuestro Señor Jesús exclama la quinta palabra “Sed Tengo”, la hiel la conseguía así:

 

Le pedia a fray Felipe fanchez lego de la orden fferafica que le diefe hielef de lof carnerof que se mataban para el abafto de la comunidad de modo que el viernef  fanto practico efta mortificacion”  CAPITULO XXV RARAS MORTIFICACIONES DEL VENERABLE SAN JOSEPH

 Y el Ritual según Fray García de la Concepción era la siguiente no solamente tomaba miel y vinagre, sino también Hieles de animales:

 “todof lof viernef  fantof tomaba por alimento miel y vinagre repitiendo con ella mortificacion fu persona lof difgustof que a christo nuestro redentor ofrecio a la impiedad de la humanidad”  CAPITULO XXV RARAS MORTIFICACIONES DEL VENERABLE SAN JOSEPH

 

Ya hemos leído, como realizaba sus Oraciones y Rezos aumentado sus horas y colocándose tendido,  mortificándose con hieles, ayunando,  y  ahora veremos como nuestro Santo Hermano Pedro también era Empalado. Este término hace mención a los Penitentes quienes cubriéndose el rostro cargaban el “Patibulum”  – parte horizontal de la cruz-, pero este término también aplica a todo penitente que carga una cruz –Patibulum y Stipes- iniciando su recorrido de norte a sur, dando inició en el Convento de la Merced,  delante de su “Amado Jesús” pues según consta:

 

tenia la devocion de ir al calvario dos vefes a la femana con una cruz a cueftaf rezando lof pafof de la via sacra haciendo de noche” (…) “viftiendo de nazareno con fu cruz encuentrole una vez el Fray Gafpar de Covar de la orden la merced”  XXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 Y si no lo pudiera realizar explica el Santo, emplearia otro modo de penitencia:

 Todos los viernes a el calvario y si no pudiere, en penitencia una hora de rodillas con la cruz a cuestas”  Pedro de San José Betancurt 

 

Otras veces, cuando no vestía como Penitente Empalado, utilizaba esta misma cruz para colocarse sobre ella mientras realizaba el rezo del Santo Rosario en el convento de la Merced:

 “luego tendia fuf brazof en lof de una cruz ajuftandolof muy bien pafaba en esta postura gran parte de la noche inmóvil rezando el rosario entero”, XXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 

El culmen de esta piedad, llegaba la noche del Jueves Santo,  recordemos que hacía el Siglo XVII, según documentos de la época hacia 1682 la procesión de Jesús Nazareno de la Merced salía de siete a nueve y treinta de la noche[8] bajo la autorización del Obispo de Guatemala Juan de Ortega Cano[9].

 

El Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt era un penitente “Empalado”,  pues se según el documento: 

en el convento de la merced de donde fale la procefion que llaman de los nazarenof y abiendo oido el fermon que antef   fe predica, feguia a  fu amado jhefus, con la cruz mifma que antef habia visitado las iglesias.” XXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 Resaltamos –fu amado jesus- ,  que por traducción lógica sería “Su Amado Jesús”, pues queremos hacer llegar al lector la forma tan especial con que Fray García de la Concepción menciona a Jesús de la Merced al relacionarlo con el Santo Hermano Pedro. Prosigue la narración al recalcar el Santo cubría todo el recorrido de la procesión: 

 

con efe infoportable pefo fobref   fuf  hombrof  a companaba la procefion de efte devotifimo nazareno hasta que volvia a la iglefia mifma de donde habia falido”  XXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 

La hora en que se tiene documentada la procesión de siete a nueve treinta de la noche, concuerda con el relato de Fray García, pues afirma que el Santo Hermano Pedro continuaba después, con el rezo del Santo Vía Crucis:

  “luego iba la calle de la amargura, para iniciar el rezo del fanto oficio del via crucif terminando a laf ocho de la mañanaXXVII   DEVOTOS Y PENITENTES EXERCICIOS DEL VENEREBALE PEDRO EN MEMORIA DE LA CRUZ Y PASION DE NUESTRO REDENTOR

 

Concluimos esta pequeña investigación bibliográfica y compilación con una oración compuesta por el Santo Hermano Pedro  para la Semana Santa:

 “SEÑOR MIO JESUCRISTO,   ESTAMPAD EN MI CORAZON  VUESTRA SANTISIMIA PASION Y MUERTE”

 ADDENDUM:

Los grabados presentados en esta sección fueron realizados por el Maestro Luis Alberto de León conmotivo de la canonización del entonces Beato Hermano Pedro, fueron presentados en el Convento Posada de Bélen en noviembre de 2001.


[1]Hernández, Soledad. El hermano Pedro de Betancur, estrella que señala rutas de Evangelio. Sin editorial. Bogota Colombia, 1990.  

[2] González Luis, José. El Santo Hermano Pedro, ELENCO Y VALORACIÓN DE SUS BIOGRAFIAS, sin Editorial. Madrid España.

[3]Muratori, Damían, Compilador. Escritos del beato hermano Pedro de San José Betancurt. Editor       Provincia Franciscana “Nuestra  Señora de Guadalupe”, 2001

 [4]Patricio de Azcárate .  Platón, Fedón o del alma. Biblioteca Filosófica. Obras completas de Platón. Tomo 5. Madrid. 1978

[5] El movimiento fue criticado por el Papa Clemente VI, pues los Flagelantes comenzaron a atacar a los judíos que encontraban en su camino, acusándolos de cometer crímenes que “hacían enojar a Dios”. De esta manera, en 1346 se inició la persecución de los flagelantes, a quienes también se les culpaba por ser los “responsables” de la Peste Negra que se agravó en 1348. Para concluir formalmente con la condena, el Papa en 1349 en su bula “Inter sollicitudines“, condena a todos los flagelantes declarándolos herejes. Pero no consigue erradicarlos por completo.

[6] Mobil, José. HISTORIA DEL ARTE GUATEMALTECO. 13ª.Edición. Serviprensa 1998.

[7] Ubico Calderon, Mario Alfredo. DATOS HISTORICOS DE JESUS SEPULTADO DE LA ESCUELA DE CRISTO. Caudal. 2001.

[8] Ramírez Samayoa, Dr. Gerardo. CONSAGRADA IMAGEN DE JESUS NAZARENO DE LA MERCED. 2000. s.e.

[9] Cuyuch Lem, Dr. William. JESUS NAZARENO DE LA MERCED. 20007. Material Inédito.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 80 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: