Pintura Mercedaria

PINTURA MERCEDARIA

 Los pintores –así como los imagineros-,  estuvieron inmersos en una organización gremial. A la cabeza de cada taller estaba el maestro, quien mediante el examen correspondiente había demostrado su capacidad para enseñar el oficio, y también que podía vender los productos de su trabajo. Ejemplo de maestro era el ilustre Don José de Valladares quien pintó “La Apoteosis Mercedaria.”

 

Le seguían los oficiales, quienes durante dos o tres años más trabajaban con el maestro y se preparaban para independizarse. Por último, los aprendices, que eran los jovencitos cuyos padres firmaban un contrato, mediante el cual, además de enseñarles todo lo referente al oficio, se comprometía a brindarles comida, vestido y sustento hasta que se les consideraba aptos para ser oficiales. Todos los gremios tenían sus ordenanzas. A través de ellas reglamentaban los exámenes, señalaban las condiciones de la producción y se protegían de la competencia desleal de aquellos que trabajaban al margen de la corporación. Ejemplo de oficial es el de Juan José Rosales alumno de José de Valladares quién completó el cuadro de la “Apoteosis Mercedaria” añadiendole la parte inferior (-notese el recuadro agregado del tercio inferior).

A principio las pinturas fueron de caballete es decir pintadas sobre una tabla de madera ensamblada que tenia una base de albayalde y yeso para luego ser pintada. Sin embargo luego la madera fue sustituida por tela con un soporte de travesaños tal como lo conocemos ahora denominándose pinturas de Bastidor. Entre las telas que sirvieron para estos menesteres están el algodón, la manta,  y el brin tela ordinaria de lino que comúnmente se usa para pintar óleo.

Los pintores utilizaban materiales importados en su totalidad como el óleo, los colores que se aplicaron fueron el azul profundo muy utilizado en varas pinturas de la época,  el cardenillo un color verde claro semejante al del acetato de cobre, el cardenal que alude al color derivado del rojo cardenal      -tono de las vestimentas de los altos clérigos-, y el Gotigámbar un material con el que se logro el color ámbar por medio de las resinas petrificadas. 

Otros materiales fueron el ordo, la lumbre que es un componente formado con el polvillo de los leños quemados, el bermellón un rojo profundo tomado del cinabrio reducido a polvo. El azarcon un pigmento de oxido de plomo  de color anarajando muy encendido  y el brasil que identifica al palo de brasil importado en aquella época. El carbón  fue usado para lograr una variedad de negros.

Entre los tintes propios de Guatemala están la grana o cochinilla de origen natural abundante en Guatemala, el añil o xiquilite que produce azul profundo y el achiote que daba tonos rojos.

Como diluyentes para estas pinturas se utilizo el agua, el aceite de chan, procesado de dichas semillas daba aceite graso y beta – es decir aceite grueso y fino-. Y para adherirlo a al base de sustentación se utilizo aguarrás y cola.

A %d blogueros les gusta esto: