Jura Al Patrón Jurado 1721

REMINISCENCIA 

Antiguamente, se juraba por Dios Nuestro Señor y por la Señal de Santa Cruz delante de la imagen de Jesús Nazareno, que era colocada sobre una mesa estando puestos además  los cuatro evangelios; juraban  celebrar la fiesta de la Santa devotísima imagen de Jesús Nazareno ofreciendo perpetuar los Martes Santos por la mañana en forma de asistir a la Reseña que se celebra en dicha Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes.

MANUSCRITOS COLONIALES

A continuación se transcribe textualmente los siguientes apuntes realizados en el Libro de la Cofradía Mercedaria los cuales se encuentran en el Archivo General de Centroamérica Asignación A-1 Legajo 2840 Año 1721 Folio 1 y 2 el cual dice así:

El 09 de Febrero de 1721, los miembros de la Cofradía de Jesús Nazareno se dirigieron al Muy Noble Ayuntamiento de la Ciudad De Santiago de Guatemala, girándole la siguiente invitación: 

Sargento Mayor Br. Juan Ignacio Vria, el Capitán Don Joseph Gálvez Corrral Caballero del Orden de Santiago, el Br. Don Carlos Delgado de Halpena y el Capitán Don Juan Antonio Colomo:

“Teniendo informaciones a la gran devoción con que este ayuntamiento se protexe de bajo de la sombre y amparo de la devotísima ymagen  de Jesús Nazareno que se venera en el conbento de Religiosos de ntra señora de las mercedes. Como es publica la general devosión y especial afecto con prueba en esta ymagen no solamente los moradores de esta ciudad, pero fuera de ella y de distintas partes a donde ha llegado la fama de sus milagros, y noticias de su belleza, y no menos la religiosidad con que este muy ilustre cavildo a su mayor culto se ha dedicado implorándole en las más precisas urgencias y comunes necesidades de esta República y solemnizando con su asistencia a dicho convento la celebridad de su Reseña que es el Martes Santo por la mañana una muy propia de la religiosidad de Guatemala y muy conforme a esta tan general devoción es el que para mayor culto de esta Santísima Imagen por bien común de esta República en urgentes necesidades de temblores y otros trabajos y en otra calidad que la de constituir en precisa obligación la voluntaria asistencia a que ha practicado este Cabildo a la dicha celebridad del Martes Santo a que condeba la consideración de ser mañana la de dicho dia desembarazada de otras asistencias y ser tolerables la obligación cuando concurre la voluntad por lo que a vosotros atentamente pedimos y suplicamos sea muy servido en lo dicho lo hacer y determinarse por seder este obsequio en mayor gloria de Dios Nuestro Señor y bien común de esta República y para ello juramos en forma y en la necesidad urgente”.

 

 

Siendo entonces la solicitud atendida, el dia 28 de febrero primer viernes de cuaresma de 1721, como a las 9 de la mañana fue la Ciudad con Masas(sus Maceros) a hacer el juramento a la capilla de Jesús Nazareno, así también el ayuntamiento de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad De Santiago de los Caballeros de Goathemala, juró  a la imagen de Jesús Nazareno de la Merced como Patrón para el Agua, el Fuego, las Pestes, los temblores y otras calamidades.

En una crónica fechada el día posterior se describe lo que sucedió:

Cantó la Misa el R.P. Comendador actual que lo es el R.P.M. Fray Sebastián de Escobar y después del Evangelio que lo cantó el R.P.M. Fray Juan de Molina se llegó la Ciudad(Integrada por las personas mencionadas en los autos anteriores más el Capitán de Caballeros Corazas Don Manuel  de Lejarza Palacio Síndico General), fueron al altar de la Santísima Imagen de Jesús Nazareno:

El preste se volvió a oir el juramento que lo hicieron incados de rodillas puestas las manos sobre los cuatro evangelios y todo el tiempo que el susodicho les leía el dicho juramento estuvieron como he dicho y acabado de leerlo lo cumplieron guardar como largamente consta en el testimonio que para el Archivo de la Cofradía dad por el mismo Escribano del Cabildo que a sasón lo es el Capitan Don Matheo Ruiz Hurtado.

Dicho Juramento reza así: Recibimos a este Divino Señor por su patrón…se sirva libara a toda esta ciudad de todo genero de peligros temporales y espirituales y más especialmente de los que producen terremotos con la divina justicia lo detiene y de pestes, fuego, agua, y demás necesidades que predominan en esta ciudad.” 

 

 

 

Guatemala, 29 y febrero de 1721.

A %d blogueros les gusta esto: