El Hermanamiento Con La Nueva España

HERMANAMIENTO ENTRE CHIAPAS Y EL ALTIPLANO GUATEMALTECO

 

 

EL NAZARENO LLEGADO A CHIAPAS

 

 

Existe en el templo de San Francisco de San Cristóbal las Casas, Chiapas,  una pintura que vuelve a evocar la presencia del Nazareno Mercedario reconocido como La Caída de Cristo. Aquí está representado en un enmarcado similar a los anteriores, con su cortinaje, pero al frente hay una cenefa que une las cortinas, reafirmando la idea que se trata de un palio que cubría su antigua anda. Para algunos críticos chiapanecos esta composición no tiene explicación y señalan la presencia del cortinaje como algo descontextualizado en una escena de la pasión,lo cual es comprensible si no está enlazado a la serie de retratos que ahora se integra en este documento.

 La figura central con su cruz verde, con vid de detalles plateados y cantoneras, similares al original. El resplandor y el movimiento del rostro, así como las partes visibles del cuerpo, manos y pies con cruces de consagración deja lugar a pensar que se trata de dicha imagen. La túnica es obscura, con fondos grisáceos, encima posee hojas doradas y flores rojas, recordando diseños de brocados del siglo XVIII. Las orillas de la túnica, tanto en el cuello como en las mangas y el final de la túnica presentan galones dorados que pretenden resaltar el ropaje con esplendor. El cíngulo dorado se prolonga hasta debajo de la túnica y se dobla hacia el frente.

 La imagen está colocada en una mesa con mantel blanco, acompañado de rosas rojas, no posee ninguna inscripción, pero se trata de la imagen de Jesús por la posición, la cruz y ante todo las cruces de consagración en las manos y pies. Resulta extraño contemplar hoy en día que exista un cuadro semejante, el cual es de mas de un metro de alto, en la región chiapaneca, pero hay que recordar que esta área de Mesoamérica perteneció a la Capitanía de Guatemala y sin duda hay una relación de cultos y desarrollo artístico entre ambos espacios, tal como sucede con la propia catedral de San Cristóbal basada en los patrones de fachada de la Catedral de Santiago de Guatemala, hoy la Antigua  Guatemala.

 Esto hace pensar en una comunicación permanente en ambas regiones, como sucedió con el ejemplo anterior ubicado en Suyapa, Honduras, pero en este caso no solo existen retratos del Nazareno Mercedario, los hay también de la Virgen del Rosario, El Socorro y el Cristo de Esquipulas que fueron pintados en lienzos y llevado a distintas iglesias de San Cristóbal, reafirmando así una unidad de creencias y devociones populares.

 

EL NAZARENO DEL ALTIPLANO

 

Se reconoce así a la imagen de Jesús que figura en un camino quebradizo del Altiplano Occidental de Guatemala, una versión muy singular, ya que pareciese que Jesús camina en un gólgota con paisaje chapín, algo así como los nacimientos donde Jesús nace en el paisaje natural guatemalteco. La obra mide 1.40 de alto por 1 m. De ancho. Está representado con túnica corinta, casi café con detalles de girasoles dorados con hojas.

Se relaciona un tanto con el de Chiapas por los detalles dorados de las túnicas, pero difiere en la composición de fondo, ya que el anterior es con cortinajes y en éste Jesús figura un camino pedregoso con ligeros follajes y un cielo con celajes propios del altiplano. Curiosamente las manos y los pies no incluyen las cruces de consagración, pero la posición de los pies y el movimiento de la túnica dejan entrever la influencia del grabado a que se hizo alusión al inicio.

 Ambas son pinturas proceden de fines del siglo XVIII y aunque ya no reproducen los mismos esquemas que observan las obras clasificadas en el primer grupo, especialmente en la segunda, da lugar a una composición más creativa y talvez atrevida en su momento, pero se trata de obras más formales, de composiciones que sin duda dicen mucho de la calidad que alcanzó la pintura guatemalteca en esa época.

A %d blogueros les gusta esto: