El Nazareno Dorado

EL NAZARENO DORADO ENCONTRADO EN HONDURAS

 

Hay otra versión de un Nazareno en la misma posición que los descritos, pero en este caso no incluye cortinaje y únicamente resalta la imagen con una túnica totalmente dorada, como que fuese un estofe, más que una pintura plana, ya que los dorados tienen ligeros relieves. La cruz es similar a lo referido, con la vid, pero también es dorada, casi podríamos referirla como un dorado sobre dorado, ya que el resplandor y todos los detalles que lo complementan también son dorados.

 Es conservada en una casa particular de Honduras, afianzando el criterio que fueron las imágenes las que dieron unidad a la región, tratando de contemporizarlas entre familias de poder y linaje, demostrando así signos de unidad entre los grupos de una provincia y otra durante el período hispánico.

 Esta pintura cobra un vigor muy significativo por el enmarcado que posee, ya que el mismo tiene incrustaciones de concha nácar y hueso, ejemplificando el taraceado que surgió en la región, demostrando la vitalidad que enlaza lo hispánico, lo indígena, expresado en el gusto del dorado y los elementos mudéjares, creando un verdadero ejemplo de mestizaje que no cuenta sólo con los elementos españoles y prehispánicos, sino que se proyecta a algo mucho más rico y abundante.

A %d blogueros les gusta esto: