Los Retratos De Mixco

ÓLEOS EVOCANDO EL PASO DEL NAZARENO MERCEDARIO POR MIXCO SIGLO XVIII

 

A los grupos anteriores se agregan dos cuadros más: uno existente en Mixco, Guatemala y el otro en Suyapa, Honduras. He referido estos cuadros como los retratos de Mixco, porque por tradición se sabe que el cuadro existente en la casa de la Cultura de Mixco fue pintado cuando la imagen de Jesús pasó por este lugar en su traslado de la Antigua a la Nueva Guatemala. Hacia 1776. Tradición o leyenda, deja asentada una evidencia del motivo del retrato y al ser el de Suyapa muy similar, ambos fueron catalogados como pinturas de Mixco, porque supuestamente evocan este grato acontecimiento a fines del siglo XVIII, aunque pudiese identificárseles como del Traslado. En ambos Jesús está revestido con túnica marrón oscuro, el cíngulo es un lazo y no un cordón dorado como en los anteriores, el cual cae debajo de la túnica, expandiéndose sobre la mesa, mientras que no aparece con resplandor redondo, sino con otro en forma semicirculartipo  abanico, con sus tres potencias, colocado en forma ilusoria ya que no sigue la posición de la cabeza, sino una forma ideal para que el devoto aprecie su rostro.

 

ÓLEO CASA DE LA CULTURA DE MIXCO SIGLO XVIII

 

La efigie central está dispuesta siempre en un enmarcado de cortinas que pueden ser parte de un palio que lucía antes en su antigua anda. En el caso de la pintura procedente de Mixco el cortinaje es oscuro y en el otro rojo, pero en ambos tienen galones dorados en las orillas. En este caso la cruz es leñosa con detalles dorados que resaltan el interior de la madera. La mesa es lisa cubierta del mantel blanco que cae en ondulaciones leves como un mantel de altar, el cual está recubierto de rosas rosadas y únicamente incluye como tributos dos candeleros con velas muy altas.

 

 ÓLEO SIGLO XVIII, IGLESIA DE SUYAPA HONDURAS

 

El cortinaje del de Suyapa es rojo, el fondo oscuro y la túnica marrón oscuro pero con galones dorados en el cuello mangas y final de la túnica. La cruz solo presenta dorados en dos esquinas. Jesús está sobre una mesa con dos jarrones con flores blancas, rojas y azules. Difiere del anterior por el cíngulo de lazo adornado con rosas rojas.

 

Ambos cuadros posiblemente proceden de un mismo pintor, autodidacta, libre, cuya creatividad dejó una evidencia muy subjetiva de la presencia de Jesús en una velación o quizás de algún acontecimiento en especial. Esto nos reafirma una teoría que hasta ahora se está probando, la existencia de obras gemelas, que no fueron copias, sino ambas originales producidas por un mismo artista, pero destinadas a recintos diferentes.

 En ambos cuadros hay interés de presentar a la imagen de Jesús con un sentido distinto al que posee, pero el giro, la colocación de los pies y la inclinación hacen ver que se trata de la misma representación de un mismo Nazareno y aunque lamentablemente no tienen una anotación ni firma, puede ser obras del mismo autor, ligados a la influencia del período en que la pintura con detalles dorados se hizo evidente en la Capitanía de Guatemala. Tienen dos metrosde alto y 1.30 de ancho y fueron ejecutados en óleo sobre tela y se encuentran en buen estado de conservación.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: